meditación

HC en la revista ESCALAR_Trabajando la concentración

¿Por qué algun@s escalador@s que físicamente están por encima de muchos no logran alcanzar sus objetivos y sin embrago otras personas menos preparadas físicamente rinde a mayor nivel? Esta incógnita puede tener múltiples respuestas, pero seguro que una de ellas hace referencia a nuestra capacidad de concentración y a nuestra capacidad de focalizar nuestra atención en el aquí y ahora.

Seguro que alguna vez, alguno de vuestros compañeros de cordada os ha dicho eso de: “hoy no es mi día, no doy una” o por el contario “buah, he subido a la cadena y parecía que iba flotando”. Esa sensación de “flotar” se da cuando estamos totalmente concentrados en lo que hacemos y nuestra mente es incapaz de despistarse con nada. Por el contrario cuando tenemos un “mal día” muchas veces es porque nuestra mente esta dispersa y en la mayoría de los casos estamos pensando más en una posible caída o en el fracaso y no, en dar un paso más.

Al contrario de lo que mucha gente piensa la concentración se puede entrenar y por lo tanto mejorar. No es una tarea sencilla, requiere de tiempo y práctica constante. Existen múltiples técnicas que pueden ayudarnos a mejorar nuestra atención, pero a nivel personal me decanto sin duda por la meditación. Existen otras técnicas más modernas como el mindfulness, pero desde mi humilde punto de vista no deja de ser una adaptación de la meditación tradicional.articulo escalar entrenamiento

Si estáis interesados en empezar a trabajar la meditación, mi recomendación personal es que acudáis a un profesional. Es la forma más efectiva de iniciaros y a pesar de que resulte algo sencillo visto desde fuera, que alguien te guíe en esos primeros pasos resulta vital para poder avanzar. Por otro lado a aquellas personas más escépticas les diré que la meditación no se trata de algo esotérico o divino, sino todo lo contrario: se trata de “entrenar” nuestra mente para poder superar esos miedos que muchas veces nos vencen en nuestras escaladas.

¿Cómo puedo aplicar la meditación a la escalada? La simple práctica diaria de la meditación nos va a influir positivamente en nuestro rendimiento. Por otro lado podemos trabajar con una técnica mixta que une meditación y visualización. Si tenemos algún proyecto en mente, podemos recordar los pasos de la vía al final de la meditación. Mediante esta visualización se están utilizando vías neuronales similares para la activación muscular, aunque lógicamente en menor grado que la ejecución real. De esta forma el escalador mediante la práctica sistemática de visualizaciones de movimientos técnicos puede estarlos poniendo en práctica haciendo que, además, los gestos se hagan más familiares y tal vez más automáticos. La meditación nos ayudará a concentrarnos y a ser plenamente conscientes, una vez lleguemos a ese punto la visualización será tan perfecta que hasta nos sudarán las manos.

Por último me gustaría recomendaros alguna lecturas que personalmente me han ayudado e inspirado: “High Infatuation” Steph Davis, “Planificación del entrenamiento en escalada deportiva” David Maciá, “Entrenamiento para escalada” Eric J. Hörst y “Aprender de la ansiedad” Pedro Moreno.

Joseba SAIZ –  Planificación del Entrenamiento – equipo HC

 

La relajación

Crispado, nervioso, ansioso, en tensión, el hombre moderno está atrapado por el engranaje infernal que lo empuja irremediablemente hacia el estrés, porque su nerviosismo constante no le permite hacer frente a las exigencias de la vida moderna implacable que, tras un decorado confortable y amable, oculta un mecanismo inhumano y una lucha implacable por la vida.

Qué tiene de extraño que millones de hombres actuales vivan con la impresión deprimente de haber perdido los estribos y que se les imponga una tarea insuperable que se sienten incapaces de realizar, sin poder apartarse ella. La química moderna, con sus tranquilizantes, sus píldoras de la felicidad, les proporciona un descanso engañoso; pero a la larga, es peor el remedio que el mal, porque no extirpa las causas de esa ansiedad, de ese nerviosismo sino que se contenta con inhibir sus manifestaciones.

alt-relajacionExisten, sin embargo, dos remedios, a la vez preventivos y curativos: la respiración controlada y la relajación, siendo esta última el antídoto más directo del nerviosismo y de la tensión. Además, sin relajación no hay verdadero yoga, no hay paz, ni dicha, ni siquiera salud. Un ser en tensión, aunque disponga de todo para ser feliz, se prohíbe el acceso a la dicha.

En fin, la relajación –y no es la menor de sus virtudes- es la fuente del pensamiento creador. Recordemos a Cicerón: ‘Únicamente el hombre relajado es verdaderamente creador y las ideas le vienen como un relámpago’.

La relajación, incluso en la acción, no debe ser patrimonio de los niños y de los animales (el gato es un modelo del género); debemos volver a aprender a relajarnos conscientemente algunos minutos cada día para poder permanecer relajados en cualquier circunstancia.”

Fragmento extraído de libro “Aprendo Yoga” escrito por André Van Lysebeth*

 * “El maestro André Van Lysebeth (1920-2004) dedicó toda su vida a practicar y enseñar yoga y es reconocido como el gran impulsor de este delicado arte en el mundo occidental. Estudioso incansable, director de la revista Yoga de Bruselas y creador de la Federación de Yoga de Bélgica, ostentó el título de Licenciado en Yoga, que le fue otorgado por Swami Sivananda en Rishikesh (Himalaya) en una solemne sesión de la Yoga Vedanta Forest Academy. Escribió diversos libros sobre yoga y tantra, entre ellos Perfecciono mi yoga, también recuperado por Ediciones Urano, y Aprendo yoga, publicado por primera vez en 1971 y considerado hoy el libro de yoga por excelencia en diversos países.”

“Consejos para meditar en la vida diaria” Revista Namaste

Sentarse con las piernas cruzadas y los ojos cerrados, cantar mantras u observar la respiración en una sesión de yoga son sólo tres técnicas de las muchas que se pueden practicar para aprender cómo salirnos de nuestra mente mecánica durante unos instantes y reconectar con nuestra esencia, por debajo de todas las capas de condicionamiento y protección que se han ido creando desde nuestro nacimiento.

Diferentes técnicas se adaptan a diferentes personas en diferentes momentos. De hecho, cualquier actividad en la vida puede llegar a convertirse en una meditación porque hacer cada acto con conciencia nos trae al momento presente en el que la mente no nos domina.

Al educar la mente a través de la meditación es posible apagarla cuando ésta no es necesaria. Esto nos da paz y silencio, nos lleva más cerca de reconocer quiénes somos realmente, incrementa nuestra creatividad y jovialidad y permite a la mente descansar, por lo que funcionará de manera más inteligente y eficiente después.

En cada momento multitud de pensamientos buscan nuestra atención. Meditación significa simplemente observar estos pensamientos sin tener que analizarlos o involucrarnos en ellos, pues ellos no son nuestra realidad. Ningún pensamiento es nuestro, vienen de fuera. No podemos evitar que vengan a nosotros, pero sí que podemos dejar de poner la atención en ellos. Este proceso supone atestiguar los pensamientos.

Poco a poco, en la medida que nos volvemos maduros a la hora de observar los pensamientos, un día dejarán de abordarnos; estarán ahí, pero sin afectarnos o distraernos. Entonces estaremos en el momento presente. Lentamente, iremos entendiendo a la mente y sus juegos y comprendernos cómo somos atrapados por ella una y otra vez.

La meditación no intenta cambiar el mundo externo ni las actividades de la vida diaria, tiene como objetivo modificar la manera de hacer las cosas. Se trata de un viaje interior que cambia la calidad interna con la que actuamos.

La esencia de todas las técnicas de meditación es ser testigo y preguntarnos qué es lo que realmente somos y qué hacemos para encontrar de nuevo la conexión con nuestra verdadera naturaleza.  A continuación verás algunas de ellas, aunque si ya estás sintiendo silencio, paz, una bella energía mediante la espontaneidad o creatividad, si encontraste relax y momentos de dejarte ir de una forma natural, entonces este es tu camino. Olvídate de las técnicas y sigue haciendo aquello que sientas cercano a tu corazón.

Consejos para acceder a la meditación:

– Mientras estás leyendo, observa cómo estás leyendo.

– Toma conciencia de cómo estás sentado (o tumbado o de pie). ¿Estás en una posición cómoda o  tu cuerpo necesita algún ajuste para estar completamente relajado?

– Sé testigo de tu inspiración  y exhalación, sin necesidad de cambiar nada. Observa si respiras por la boca o por la nariz, si se eleva más el abdomen o el pecho, fíjate sin esfuerzo en los detalles. Y luego observa el intervalo que existe entre ambas. Sólo pon la atención en esto.

– Atestigua los pensamientos, los deseos, las expectativas como un espectador, como si vieras escenas de una película; permíteles ir y venir, sin pausa o repetición o aferrarte a ninguna de ellas.

– Toma conciencia de todo lo que está sucediendo a tu alrededor, integrando los sonidos, los olores, la temperatura, cada pequeño detalle.

– Cuando sientas que estás en  medio de un gran cortocircuito mental puedes decirte a ti mismo “esto es sólo la mente.” Sólo eso, sin juzgar, condenar o luchar contra ella.

– Si tienes un problema y puedes detectar qué es lo que está consumiendo toda tu energía en este momento (ira, celos, avaricia, miedo, etc.), señala tres veces que eso está ahí. Si es ‘ira’, por ejemplo, puedes decirte a ti mismo ” ira, ira, ira ‘. Esto ayuda a ver y entender que la ira está ahí, pero tú estás separado de ella.

( Inspirado en discursos de Osho y Eckhart Tolle)

Por Revista Namaste. 26 febrero, 2014