jorge vazquez

Propóleo y probióticos para prevenir los males del invierno

En estos fríos días de invierno que corren, quién no conoce a alguien que está o bien resfriado o bien con gripe. Aunque es un tema de salud general, todos sabemos que un catarro no nos será demasiado molesto a la hora de entrenar y seguir con nuestras rutinas. Pero si ese catarro resulta ser gripe y nos lleva a la cama para unos cuantos días con fiebre y su cortejo de síntomas la cosa cambia. probiotics-bienutricion

En este caso nuestro entrenamiento se romperá, tendremos que parar y además el paso de la gripe y la lucha que nuestro cuerpo ha de llevar contra este incómodo y maldito virus nos dejará bastante más débiles que lo que estábamos cuando contrajimos la enfermedad. Si nos fijamos en la mayoría de los fármacos que hay en el mercado de cara a los procesos gripales nos daremos cuenta de que como bien indican sus prospectos son Tratamientos Sintomáticos. Esto quiere decir que tan solo nos ayudaran con los síntomas pero que no combaten directamente la infección, la cual se queda para que nuestro cuerpo luche contra ella con lo que tenga. No es así el caso de los antibióticos, que en caso de necesitarlos, y siempre bajo prescripción facultativa, sí que tomarán parte en la erradicación de la infección.

Desgraciadamente no son tantas las campañas que se realizan en pro de la prevención de estas afecciones más allá de las de vacunación. Y esta no deja de ser bastante pobre bajo mi punto de vista. Pero hay algo que podemos hacer, y es prepararnos antes de que la enfermedad comience a tumbar a todo el mundo. En nuestra mano está mejorar nuestras defensas de cara a la inminente llegada de las diferentes oleadas de gripe que todos los inviernos sufrimos.

En consulta son dos los principales suplementos nutricionales que se recomiendan para hacer frente a las afecciones invernales. El propóleo y los probióticos.
El propóleo es una substancia que recogen las abejas y colocan en sus colmenas a modo de “cemento” para tapar pequeños agujeros y recubrir celdas. Aparte de utilizarlo para dar forma a su colmena junto con la cera, tiene propiedades anti fúngicas, antivirales y antibacterianas entre otras. Existen en el mercado infinidad de preparados con propóleo que van desde caramelos hasta extracto diluido en soluciones alcohólicas que se toman en gotas. Yo suelo recomendar la toma en extracto ya que es una de las más concentradas. A modo de prevención una toma diaria diluida en medio vaso de agua será suficiente. La cantidad dependerá de la concentración, aunque en la farmacia sabrán indicaros la dosis. Cierto es que aún faltan mayor investigación y estudios que certifiquen su efectividad, pero empíricamente ha dado muy buenos resultados.

Si quieres saber más, haz clic! Propoli-miel
Los probióticos por su parte son microorganismos vivos, que se encuentran en algunos alimentos o suplementos, y cuyo consumo en cantidades suficientes puede ser beneficioso para la salud. Aparte de tener evidencia que demuestra que son estupendos para el restablecimiento de la flora intestinal (muy útiles en diarreas y otros problemas intestinales), también son de probada utilidad para reforzar la inmunidad en general. La mayor parte de las defensas del cuerpo se encuentran en el tracto digestivo y estos microorganismos son unos estupendos aliados. Por mi parte recomiendo unas dos tomas al año de más o menos un mes acompañado de un prebiótico que facilite la implantación.

Una vez más nos encontramos con infinidad de presentaciones que varían en modo de toma y cepas. Si quieres saber más click!
Espero que estos pequeños consejos os ayuden a ganar salud y de este modo esquivar catarros y gripes para que podáis seguir entrenando para conseguir todos vuestros objetivos.

Jorge Vázquez – Fisioterapeuta y Osteópata de Healthy Climbing

Anuncios

HC en la revista ESCALAR_ Vive sano, escala mejor

“¿Por qué algunos escaladores se lesionan más que otros? ¿Y por qué unos rinden más, entrenando lo mismo? La única respuesta clara a este tipo de preguntas es que cada persona es diferente de todas las que le rodean. Esto implica que cada uno tiene unas variables, unos factores que le afectan de un modo diferente que a los que están a su alrededor. En estas variables entran todos los estímulos internos y externos que forman parte del día a día de una persona, que en el caso de un escalador pueden ser aspectos generales como: entrenamiento, descanso, fisionomía… y otros más específicos como la temperatura de la roca el día de escalada, cuánto tiempo hemos dedicado a calentar… También es importante analizar cómo está funcionando nuestro organismo en general y no solo en el aspecto deportivo. Para esto, entran en la ecuación factores que influyen en el resultado final, y que nos llevan a plantearnos cuestiones como:

¿Descanso bien?  Siempre hemos oído que hay que dormir 8 horas al día.
El cuerpo necesita descansar ya que en este periodo realiza un montón de tareas que no hace mientras estamos activos, entre ellas repararse a sí mismo.
Un deportista que no descanse bien a la larga será más propenso a lesionarse.articulo-escalar-fisioterapia

• ¿Asimilo bien lo que como?¿Funciona mi aparato digestivo correctamente?
Es importante comer bien pero tanto o más ser capaces de asimilarlo que comemos. Acidez de estomago, reflujo, gases, estreñimiento… pueden ser indicativos de que algo no está funcionando como debiera.

• Ojo con el estrés ¿Quién no está estresado hoy en día? Tenemos que llegar a mil cosas cada día y además sacar tiempo para entrenar. Mantener el cuerpo en un estado de alerta constante es algo que se nos da muy bien, pero esto se traduce en una situación mediada por el sistema nervioso y el endocrino que nos puede llevar a un desgaste excesivo, influyendo en prácticamente todos los procesos del cuerpo. El rendimiento y la resistencia física son dos de ellos.

• Escucha a tu cuerpo a la hora de entrenar: Cuando no asimilamos bien el ejercicio que nos hemos planteado para ese día, cuando el cuerpo no nos responde como otros días… es por algo. El organismo tiene sus maneras de hacernos ver que no se encuentra a pleno rendimiento, bien sea por simple cansancio, por falta de una alimentación adecuada o por la razón que sea.
Forzarlo estos días no suele traer buenas consecuencias.

• ¿Estoy inmunitariamente fuerte? Cuando nos acatarramos, o cogemos una gastroenteritis, infecciones…el cuerpo tiene que destinar energías y recursos a combatir estos procesos.
Energías que no podrá utilizar para lo que nos interesa cuando entrenamos. Cuidar nuestra inmunidad hará que estemos más fuertes para todo. Tomar un complemento alimenticio como probióticos y prebióticos puede mejorar nuestras defensas y nuestro tránsito intestinal por ejemplo.

Estos son solo algunos factores que pueden influir sobre nuestro rendimiento.
Ser conscientes de ellos y trabajarlos para facilitarle las cosas a nuestro organismo, será más eficaz para nuestro rendimiento en escalada que simplemente machacarse sin medida en el rocódromo.”

Jorge VÁZQUEZ – Fisioterapia y Osteopatía – equipo HC

*recuerda que si estás entrenando con Healthy Climbing y eres de Vitoria-Gasteiz podrás comprobar los beneficios de la Fisioterapia y Osteopatía a un precio reducido con Jorge, del equipo HC.

Salud: capacidad de respuesta

    ¿Qué es la salud? ¿Qué entendemos por salud? Esta es una pregunta que debiéramos hacernos más a menudo. En la sociedad actual la mayoría de la gente con la que tengo el gusto de trabajar entiende la salud como la ausencia de enfermedad. Básicamente la salud para un gran número de personas es no estar enfermo.
La OMS (Organización mundial de la salud) da la siguiente definición “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades” Esta definición no se ha cambiado desde el año 1948 y ya podemos percibir que no tan solo es no estar enfermo sino sentirse bien. Tener un completo bienestar.

Dejando la definición a un lado es cuando viene la siguiente pregunta ¿Cómo puedo alcanzar ese estado de bienestar? He aquí el gran problema, no hay una receta mágica ni un camino único a seguir. Claro está que habrá factores que nos empeoren la salud (exposición a tóxicos, sedentarismo, alimentación inadecuada…) así como otros que por el contrario nos la mejoren. Son generalidades de las que más o menos todos hemos oído hablar.

Desde mi humilde opinión, estar saludable es algo más, es tener capacidad de hacer frente a lo que nos venga, es tener el cuerpo en un estado en el cual seamos capaces de dar respuesta a lo que nos va llegando, ya sea un virus, una sobrecarga muscular, una mala noticia… en definitiva estar saludable en gran medida, aparte de sentirse bien es tener CAPACIDAD DE RESPUESTA.
Por un momento imaginémonos dentro de un círculo al que llamaremos Entorno Interno. Aquí vamos a meter todo aquello que podemos controlar. Nuestro entrenamiento, nuestra alimentación, nuestra casa, nuestros amigos… todo lo que se nos ocurra en lo que tengamos capacidad de hacer cambios.

ALT-capacidad-respuesta
Fuera de ese círculo tendremos un espacio al que llamaremos Entorno Externo. Aquí englobaremos todo aquello que forma parte de nuestra vida pero no podemos modificar directamente como el clima, estado de la sociedad en la que vivimos, cantidad de polución de la ciudad en la que vivimos… Está bien decir que este entorno externo también podríamos cambiarlo pero con mayor dificultad, asumimos pues que no tenemos la misma capacidad de influir en él. Es más fácil aumentar el número de horas que dormimos (entorno interno) que mudarnos a una ciudad con un clima más adecuado para nosotros.
De estos dos entornos van a estar llegándonos estímulos de toda clase. Ya sean virus de la gripe, noticias, situaciones que nos generen un aumento del estrés… Un bombardeo constante de estímulos a los que tenemos que dar respuesta. Ya sea dando una respuesta al entorno exterior o realizando cambios en nuestro entorno interior.
De una manera muy esquemática y conceptual la salud es tener capacidad de dar respuesta a todos estímulos, ya que si perdemos esta capacidad perderemos esa situación de bienestar. Y de este modo tenemos que valorar los estímulos que tenemos cada uno de nosotros, ¿a cuales respondemos mejor?, ¿a cuales peor?, ¿en cuales podemos mejorar nuestra respuesta?

Mejorando nuestra respuesta en cada uno de ellos mejoraremos nuestra salud general y rendiremos mejor en todo lo que hagamos ya que nos sentiremos mejory tendremos más energía para aquello que decidamos hacer. Así mismo saber cuáles de estos estímulos nos minan más a cada uno nos hará ser más eficaces en mejorar nuestra salud, ya que cada persona es única con unas fortalezas y unas debilidades.

Por Jorge Vázquez (Fisioterapia @ Osteopatía) colaborador de Healthy Climbing