Salud: capacidad de respuesta

    ¿Qué es la salud? ¿Qué entendemos por salud? Esta es una pregunta que debiéramos hacernos más a menudo. En la sociedad actual la mayoría de la gente con la que tengo el gusto de trabajar entiende la salud como la ausencia de enfermedad. Básicamente la salud para un gran número de personas es no estar enfermo.
La OMS (Organización mundial de la salud) da la siguiente definición “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades” Esta definición no se ha cambiado desde el año 1948 y ya podemos percibir que no tan solo es no estar enfermo sino sentirse bien. Tener un completo bienestar.

Dejando la definición a un lado es cuando viene la siguiente pregunta ¿Cómo puedo alcanzar ese estado de bienestar? He aquí el gran problema, no hay una receta mágica ni un camino único a seguir. Claro está que habrá factores que nos empeoren la salud (exposición a tóxicos, sedentarismo, alimentación inadecuada…) así como otros que por el contrario nos la mejoren. Son generalidades de las que más o menos todos hemos oído hablar.

Desde mi humilde opinión, estar saludable es algo más, es tener capacidad de hacer frente a lo que nos venga, es tener el cuerpo en un estado en el cual seamos capaces de dar respuesta a lo que nos va llegando, ya sea un virus, una sobrecarga muscular, una mala noticia… en definitiva estar saludable en gran medida, aparte de sentirse bien es tener CAPACIDAD DE RESPUESTA.
Por un momento imaginémonos dentro de un círculo al que llamaremos Entorno Interno. Aquí vamos a meter todo aquello que podemos controlar. Nuestro entrenamiento, nuestra alimentación, nuestra casa, nuestros amigos… todo lo que se nos ocurra en lo que tengamos capacidad de hacer cambios.

ALT-capacidad-respuesta
Fuera de ese círculo tendremos un espacio al que llamaremos Entorno Externo. Aquí englobaremos todo aquello que forma parte de nuestra vida pero no podemos modificar directamente como el clima, estado de la sociedad en la que vivimos, cantidad de polución de la ciudad en la que vivimos… Está bien decir que este entorno externo también podríamos cambiarlo pero con mayor dificultad, asumimos pues que no tenemos la misma capacidad de influir en él. Es más fácil aumentar el número de horas que dormimos (entorno interno) que mudarnos a una ciudad con un clima más adecuado para nosotros.
De estos dos entornos van a estar llegándonos estímulos de toda clase. Ya sean virus de la gripe, noticias, situaciones que nos generen un aumento del estrés… Un bombardeo constante de estímulos a los que tenemos que dar respuesta. Ya sea dando una respuesta al entorno exterior o realizando cambios en nuestro entorno interior.
De una manera muy esquemática y conceptual la salud es tener capacidad de dar respuesta a todos estímulos, ya que si perdemos esta capacidad perderemos esa situación de bienestar. Y de este modo tenemos que valorar los estímulos que tenemos cada uno de nosotros, ¿a cuales respondemos mejor?, ¿a cuales peor?, ¿en cuales podemos mejorar nuestra respuesta?

Mejorando nuestra respuesta en cada uno de ellos mejoraremos nuestra salud general y rendiremos mejor en todo lo que hagamos ya que nos sentiremos mejory tendremos más energía para aquello que decidamos hacer. Así mismo saber cuáles de estos estímulos nos minan más a cada uno nos hará ser más eficaces en mejorar nuestra salud, ya que cada persona es única con unas fortalezas y unas debilidades.

Por Jorge Vázquez (Fisioterapia @ Osteopatía) colaborador de Healthy Climbing

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s