Las lesiones

“Las lesiones más comunes que sufren los escaladores deportivos no son consecuencia de caídas o accidentes sino más bien problemas musculares y tendinosos (en los dedos, hombros y codos) provocados por exceso de entrenamiento o por sobre-esfuerzos, a menudo sin haber calentado adecuadamente. (…)

A medida que nos vamos poniendo en forma, la fuerza muscular aumenta de modo rápido y significativo. Sin embargo, los tejidos conectivos necesitan doble cantidad de tiempo para ganar una cantidad proporcional de fuerza, y si no tienes cuidado, tu recién adquirida fuerza muscular puede llegar a romper los tendones, que todavía están en fase de desarrollo. (…)

CÓMO PREVENIR LAS LESIONES

– No te excedas. No fuerces tus límites.

– Descansa. Si terminas exhausto después de una sesión de gimnasio o escalada, no escales al día siguiente. Un músculo obligado a trabajar hasta el punto de fallo o hasta el agotamiento total necesita 48 horas para recuperarse.

– Busca el equilibrio. Trabaja tus puntos débiles, y procura combinar el entrenamiento específico de fuerza, por ejemplo, con una rutina equilibrada que incluya otro tipo de ejercicios como la flexibilidad o la resistencia así como algunas dosis de otros deportes.

– Vendaje preventivo. Refuerza tus dedos vendándote con tiras de esparadrapo a ambos lados de las articulaciones (especialmente importante para el boulder y el entrenamiento de fuerza). Cuando hayas terminado, quítate el esparadrapo para restituir un adecuado riego sanguíneo.

– Abandona a tiempo. (…) Abandona lo que hagas si sientes un dolor súbito. Usa el sentido común.

Evita los movimientos extremos. Las lesiones suelen producirse durante los pasos muy largos, los movimientos dinámicos, los bloqueos, etcétera. Esfuérzate por encontrar siempre la solución menos exigente para cada movimiento o secuencia.

Escalar no debe doler. Si sientes dolor al realizar cualquier movimiento, no lo hagas.

– Calidad de agarres. Algunas presas tienen bordes cortantes u obligan a los dedos a arquearse de modo no natural. Evítalos si puedes.

– Escucha las señales de aviso. Una tregua de un día o dos para curar una pequeña distensión puede evitar una lesión grave o crónica.

– Calienta siempre y a conciencia.”

*Texto extraído del manual ‘Chapa y Sigue, todo sobre escalada deportiva.’ John Long, Duane Raleigh, 1994. Ediciones Desnivel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s